Inicio » Parque Costero del Sur » Artículos de Investigación » Dinámica de las Relaciones Hispano-indígenas en los Siglos XVII y XVIII, en los actuales partidos de Magdalena y Punta Indio
  Artículos de Investigación  
 

DINÁMICA DE LAS RELACIONES HISPANO-INDÍGENAS EN LOS SIGLOS XVII Y XVIII, EN LOS ACTUALES PARTIDOS DE MAGDALENA Y PUNTA INDIO

Mercedes Pérez Meroni y María Clara Paleo. Laboratorio de Análisis Cerámico. Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Universidad Nacional de La Plata.

El presente trabajo fue presentado en las IV Jornadas Chivilcoyanas en Ciencia Sociales y Naturales en 2001 y forma parte de una publicación "MILENIO".

 
 

INTRODUCCION

Las investigaciones realizados en los partidos de Magdalena y Punta Indio, han permitido reconocer la existencia de una larga ocupación aborigen pre y pos-hispánica. Como objetivo de las mismas se ha trabajado sobre la elaboración de modelos micro regionales con el fin de caracterizar las estrategias de subsistencias, movilidad y el uso del espacio por parte de estos grupos.

En la ocupación del área, (localidad arqueológica Barrio San Clemente y sitio La s Marías) estimada en unos 1500 años, se han diferenciado dos momentos propuestos según los siguientes criterios: elección de lugares preferenciales para la instalación de los asentamientos, variabilidad de los sitios, caracterización y uso de los recursos presentes en el registro en relación a su abundancia, disponibilidad accesibilidad y predictibilidad. Así también se han evaluado los cambios y permanencias en las tecnologías cerámica, lítico y ósea. La interpretación conjunta de los criterios antes explicitados con el análisis de los fechados radiocarbónicos ha posibilitado situar cronológicamente y definir estos momentos de ocupación.

Un aspecto similar para evaluar el modo de subsistencia de estos grupos, ha sido el análisis de los restos arqueofaunisticos recuperados en los sitios. La muestra presenta un marcado predominio de mamíferos entre los que se destacan los cérvidos representados por dos especies Ozotoceros bezoarticus y Blastocerus dichotomus; roedores Myocastor coipus, y baja representatividad de Lama guanicoe y Bos taurus. Los peces también constituyen uno de los taxones más abundantes y se encuentran representados fundamentalmente por restos de Pogonias cromis, Doradidae y Pimelodidae sin determinación especifica. Entre las aves de gran tamaño se han recuperado restos de Rhea americana, especie identificada en sitios pos-hispánicos.

A partir de las evidencias arqueofaunísticas se procedió al análisis de estas especies según sus requerimientos ecológicos, climáticos y áreas de distribución con el fin de evaluar su potencialidad como recurso.

En el momento más temprano (entre 1550 +/- 90 AP y 817 +/- 48 AP) las estrategias de subsistencia estuvieron basadas en la caza-recolección y pesca, fundamentalmente de cérvidos, roedores y peces. Se ha propuesto una movilidad residencial baja observada en la ocupación prolongada de los sitios definidos como campamentos base y en la posibilidad de explotar variados recursos del bosque de tala y de la costa. La movilidad logística, en cambio, puede haber sido extensiva. Esta suposición se basa en la existencia de restos de Lama guanicoe (recurso no disponible en la zona) y de material lítico de procedencia lejana, posiblemente de Tandilla.

Para el momento tardío (entre 340 +/- 45 AP; 220 +/- 60 AP y moderno) la muestra arqueofaunística presenta una marcada disminución en la diversidad de taxa, se registra la continuidad de recursos como cérvidos y roedores y la incorporación de otras especies como Rhea americana y Bos taurus. La fauna introducida pos-conquista, Bos taurus, se considera en asociación primaria con los otros hallazgos, asociación que se reforzada por fechados radiocarbónicos. Estos restos han sido determinados como ganado cimarrón por personal del CIGEBA (Facultad de Ciencias Veterinarias, UNLP).

Se evidencia un cambio en las estrategias de subsistencia basadas exclusivamente en la caza y recolección, estos grupos habrían utilizado recursos autóctonos e incorporados otros que tal vez incidieron en la modificación de los modos de subsistencia. Para este momento se dejan de utilizar los recursos pesqueros. Así, se propone una mayor movilidad residencial inferida en los asentamientos menos prolongados y una movilidad logística vinculada al aprovechamiento de materia prima lítica (Paleo y Pérez Meroni, en prensa).

Con respecto a la presencia de restos óseos de vaca, fauna introducida pos-conquista, se sabe que la misma pasó rápidamente a formar parte de la fauna de la región, sin ser este motivo un indicador de contacto directo con la sociedad colonial.

Un rasgo a destacar es la ausencia, en el contexto arqueológico, de materiales vinculados a la presencia hispánica tales como loza, metal o vidrio, indicadores generalmente utilizados para inferir un contacto hispano-indígena (Paleo y Pérez Meroni 2000).

De este modo y como hipótesis de trabajo se considera que para los siglos XVII y primera mitad del XVIII, cuando el área de interés pertenecía a territorio indígena, estos grupos se adaptaron a los cambios introducidos en el hábitat a partir de la incorporación de fauna exótica, adoptando estos nuevos recursos, modificando así sus estrategias de subsistencia.

En tal sentido se propone que el contacto, para ese lapso, fue de tipo indirecto y discontinuo motivado tal vez por una dinámica de poblamiento más lenta donde el asentamiento efectivo de poblados españoles se afianza a partir de fines del siglo XVIII. Por tal motivo conocer las características del poblamiento del área en el cual la ganadería tuvo un rol fundamental, constituye otra variable de análisis que se suma al realizado sobre las ocupaciones españolas tempranas en el sector aledaño a Punta Indio (Paleo y Pérez Meroni op.cit.).

El objetivo de este trabajo es analizar la dinámica poblacional del área comprendiendo aspectos de las relaciones hispano–indígenas que se sucedieron con el desarrollo de la actividad ganadera, principal actividad económica, durante los siglos XVII y XVII. También se propone con esta información, confirmar un marco de referencia útil para evaluar la predictibilidad del registro arqueológico de los sitios del momento tardío.

 

::: METODOLOGIA :::

Se concibe a las sociedades cazadores-recolectoras como sociedades no aisladas, donde los contactos fueron frecuentes tanto intro como Interétnicos, con una dinámica histórica socio-económica y ecológica compleja. En este marco es importante comprender la incidencia que los cambios introducidos en el medio produjeron en las estrategias de subsistencia y movilidad de los grupos, tales como la presencia de nuevos recursos, posibilidad y tipo de intercambio, etc.

"En los estudios de contacto cultural a largo plazo, la arqueología provee una línea de conexión entre el pasado reciente y el pasado lejano. Por lo tanto, el estudio de cambio cultural por comparación y contraste de diferentes líneas de evidencias constituye una herramienta diacrónica fundamental. En tal sentido, el modelo de aculturación pasivo y unidireccional que se desprende de los estudios arqueológicos, basado únicamente en la presencia de materiales foráneos, es inadecuado para reconocer los procesos complejos en los cuales los grupos nativos fueron activos participantes en la selección y/o modificación de nuevos artefactos" (Paleo y Pérez Meroni op. cit.: 133). El modelo basado exclusivamente en la presencia o ausencia de materiales europeos ha tenido un amplio uso en las interpretaciones de sitios pos-conquista minimizando la complejidad de los procesos sociales y reduciendo la amplia gama de factores intervinientes (e.g. Politis y Madrid 1988).

En un trabajo previo de ha propuesto que la zona de estudio constituyó un "área marginal" en el sentido de Schaposchnik (1992) con respecto a Buenos Aires, al no insertarse en los espacios socio-económicos derivados del proceso de colonización hasta mediados de la segunda mitad del siglo XVII. Tal situación queda reflejada en la escasez de fuentes de primera mano y en el proceso de poblamiento tardío para el área. Factores tales como la ubicación geográfica retirada, retraso en la incorporación a la colonia, escasez y precariedad de los asentamientos dispersos en un amplio territorio, etc, generaron una dinámica particular en el poblamiento.

Para llevar a cabo el objetivo propuesto se han considerado dos cuerpos de información, el arqueológico provenientes de las investigaciones antes mencionadas y el análisis de documentación histórica.

Características de la expansión ganadera

La introducción del ganado vacuno al territorio, procedente de Asunción y desde distintas poblaciones del Alto Perú y Chile, fue un proceso gradual, los primeros animales de esta especie llegan a la provincia de Buenos Aires en 1580. Durante el siglo XVII se produjo en la campaña de Buenos Aires una enorme proliferación del ganado vacuno favorecida por las adecuadas condiciones de los campos para el pastoreo y como consecuencia la vuelta al estado salvaje de gran parte de los vacunos. Esta situación dio lugar a un cambio en la actividad económica centrada más en la caza del ganado cimarrón, que en la explotación de ganado doméstico. La caza de ganado conformó el sistema denominado de "vaquería" que fue implementado en forma desmedida a partir de 1608 cuando se concede la primera licencia para vaquear. Es a partir de 1609 que se reglamenta el derecho de vaquería y se confecciona la matrícula de accioneros entre los primeros pobladores. La ordenanzas del cabildo de Buenos Aires sobre las prohibiciones y licencias para vaquear ponen de manifiesto el estado de extinción al que había llegado el ganado cimarrón. Según Coni (1979) el año de la ultima vaquería 1718, debe considerarse como el momento de la extinción del ganado cimarrón en Buenos Aires. "La situación de los rebaños salvajes provocó el directo perjuicio de los ganaderos y por consiguiente también de los indios. La disminución primero y la desaparición luego del ganado cimarrón obligó a los dos sectores que hasta ese entonces lo habían aprovechado, a modificar sus modelos de actividad económica. El blanco buscó la solución para el problema concentrando el ganado en zonas donde más o menos era factible su cuidado, dando así origen y desarrollo a la estancia colonial que hasta entonces no había tenido demasiado importancia". (Barba, F 1995:13).

El ritmo de la explotación ganadera fue afectado por una serie de factores tales como los políticos implementados por España sobre el comercio de exportación de cueros, escasez de mano de obra en los establecimientos, grandes sequías durante los siglos XVII y XVIII, migraciones indígenas y conflictos interétnicos.

La estrecha dependencia de la ganadería bovina con la necesidad de buenos campos de pastoreo explica el grado de repercusión que tuvieron los extensos períodos de sequía que llevaron a procesos de despoblación vacuna y a desplazamiento de la hacienda en busca de pastos y aguadas, influenciando en gran medida los movimientos migratorios de parcialidades indígenas y del blanco con su ganado.

En 1618 se crea la provincia del Río de la Plata, configuración que perdura hasta 1776, en una superficie de 29.000 kilómetros cuadrados donde existían 15 pueblos: Luján, Las Conchas, Quilmes, Baradero, San Isidro, San Antonio de Areco, Magdalena, San Vicente, Exaltación de la Cruz, San Nicolás, Pergamino, Merlo, Arrecife, Pilar y Salto. Conformaban 6 pagos y 8 parroquias. El concepto de "Pago" se refiere a una porción o distrito de tierras de gran extensión cuyos límites no quedaban bien definidos, carentes de poblaciones de importancia.

El territorio, delos actuales partidos de Magdalena y Punta Indio, formó parte del denominado Pago de la Magdalena. Desde 1611 se llama Pago de la Magdalena al territorio situado al sur del Riachuelo hasta el Río Samborombón y más adelante del Salado, entre la costa del Plata y un límite oeste impreciso, en poder del indígena (Cravioto 1965).

Datos del Cabildo de Buenos Aires mencionan medidas para paliar los efectos de la sequías y es así que para el año 1654 se obliga a los hacendados de la zona norte de Buenos Aires a trasladar su ganado al Pago de la Magdalena, donde las condiciones ambientales todavía proveían agua y buenos pastos. Otra zona donde concentraba el ganado en la época de sequía era la Depresión del Salado.

Para 1744 la mayor concentración de establecimientos ganaderos se encontraban en Cañada de la Cruz, las Conchas y Lujan, disminuyendo en los otros Pagos. Para el Pago de la Magdalena, la concentración de aquellos era menor debido a la extensión del mismo. Además, una amplia zona de aquel era, por su posición geográfica, la más expuesta al ataque indio. Es a partir de esta fecha, cuando se produce un aumento significativo en la población de la campaña incluyendo zonas de posibles contacto con el indio, como consecuencia del incremento de las actividades agrícolas-ganaderas. Datos comparativos entre los censos de 1744 y 1788 sobre el número de establecimientos rurales en este Pago, indican un importante aumento en los mismos ya que en 34 años el incremento fue del 174%.

El proceso de expansión ganadera se sucedió en correspondencia con la ocupación de nuevas áreas territoriales por parte del blanco, corroborando por el hecho que a cada período de incremento de la ganadería correspondía otro de avance de la frontera y de acciones militares consecuentes con aquella. Esta correspondencia permite comprender en parte los procesos de poblamiento que se sucedieron en la región en forma diferenciada con respecto a sectores situados al norte.

Los datos sobre la actividad ganadera hasta ese momento se refieren en líneas generales a los censos e informes sobre el Pago de la Magdalena, que dan cuenta de la baja proporción de ganado y por otro lado de la buena aptitud de las campos. En este sentido es recién en 1780 que se consolida el asentamiento de Magdalena (desde 1730 era capilla) coincidiendo con la división del curato originario en otros tres: el de "la laguna de al Reducción" (San Vicente), "de la Isla" (Magdalena) y "de los Quilmes". Es a partir de este momento cuando el curato de la Isla o de la Magdalena adquiere mayor autonomía administrativa y comienzan a aparecer documentos que dan cuenta, no sólo del funcionamiento político-administrativo sino también de cuestiones económicas. En este sentido se observa la aparición de regulaciones sobre la propiedad tanto mueble como inmueble. Dentro de ella tiene relevancia lo referente a la propiedad del ganado, dado que fue la actividad económica fundamental, ligada estrechamente a la posibilidad de poseer estancias (Balesta y Paleo 1998).

::: CONCLUSIONES :::

La dinámica del poblamiento permite comprender en que medida el desarrollo y la expansión de la actividad ganadera marcaron el ritmo de ocupación, por parte del español, del sector sudeste del Pago de la Magdalena (en los que se incluyen los Partidos de Magdalena y Punta Indio) y aporta una valiosa perspectiva para comprender el contacto y su modalidad.

Se han identificado tres espacios diferenciados en los que se distribuía la población: la ciudad de Buenos Aires y su zonas aledañas fue el más densamente poblado; el de la "campaña" comprendido entre la ciudad de Buenos Aires y la frontera con el indio, ocupado fundamentalmente por estancias, y muy expuestas a las presiones tanto de la población urbana como de la indígena y por último el territorio indígena. Estos espacios también se diferencian por la distinta intensidad y modalidad del contacto hispano-indígena.

El territorio que nos ocupa perteneció al espacio indígena hasta 1744 y a partir de esta fecha pasa gradualmente a integrar el territorio colonial formando parte de la denominada "campaña". Debido a la posición geográfica muy expuesta estaba sujeto a los movimientos de avance y retroceso de la frontera con el indio, provocando una situación de inestabilidad.

La ausencia de elementos hispano-indígenas en el registro arqueológico para el momento de ocupación tardío, con fechas que lo sitúan aproximadamente a fines del siglo XVII y principios del siglo XVIII, se contrapone con la presencia de restos de Bos taurus. Esta contraposición resalta el carácter de evidencia indirecta que en el marco de este proceso de poblamiento adquieren los restos de vaca.

Dada la característica del poblamiento de este último sector es probable que el contacto entre los grupos se presente como discontinuo, esporádico tal vez indirecto.

Los cambios en al utilización de los recursos y las estrategias vinculadas para su obtención de los grupos aborígenes observadas para el momento más tardío, podrían deberse tal vez a nuevas formas de ocupar y utilizar el espacio por parte de los grupos que poblaron el área. La implementación de nuevas estrategias estaría relacionada con las circunstancias históricas antes mencionadas que produjeron cambios en primer orden en el hábitat y posteriormente en la dinámica poblacional.

Hacia 1778 el territorio de Punta Indio, queda incorporado definitivamente al territorio español y es cuando se produce un nuevo avance de la frontera con el indio, coincidente con este proceso de cambio.

Si bien se sabe que en la dinámica poblacional de un territorio inciden y actúan múltiples factores, en el presente trabajo se ha seleccionado la expansión ganadera como eje del análisis, con el fin de explicar los cambios en las estrategias de subsistencias de los grupos y comprender la situación de retraso del área con respecto a los desarrollos de la zona norte.

Bibliografía

Aguirre, S. 1984. El indio en la pampa oriental durante el Virreinato. Significación Económica. Tesis doctoral. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. UNLP

Balesta, B. y M.C. Paleo. 1998. Fronteras y relaciones interétnicas en el Rió de la Plata a fines del siglo XVIII. El fin de siglo: el hombre y su tiempo. T I. Universidad Católica Argentina.

Barba, Fernando. 1995. Frontera ganadera y guerra con el indio durante el Siglo XVIII. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. UNLP

Coni, Emilio. 1941. Agricultura, Comercio e Industria Coloniales. Siglos XVI-XVIII. Bs.As. Craviotto, J. 1965. La atención religiosa en el Pago de la Magdalena hasta la creación de las parroquias en 1780. Separata del Boletín de la Academia Nacional de Historia. Vol. XXXVI. Buenos Aires.

Montoya, Alfredo.1984. Como evolucionó la ganadería en la época del virreinato. Colección Esquemas Históricos. Editorial Plus Ultra.

Paleo, M. C. y M. M. Pérez Meroni. Problemáticas vinculadas a las estrategias de subsistencia en la localidad arqueológica Barrio San Clemente (en prensa) El Area Pampeana. Su pasado. Ed Carlos Gradin y Fernando Oliva. Univ. de Rosario y Municipalidad de Venado Tuerto. En prensa.

Paleo, M. C. y M. M. Pérez Meroni.1999. Nuevos aportes a la arqueología de Punta Indio. Actas del XII Congreso Nacional de Arqueología Argentina, Tomo III 165-169.

Paleo, M.C. y M. Pérez Meroni. 2000. El uso de diferentes vías de análisis para la interpretación de un componente arqueológico posthispánico. Revista de la Escuela de Antropología. Vol. V, noviembre. Univ. Nacional de Rosario.

Pérez Meroni, Mercedes y María Clara Paleo.1996. Don Gerardo un nuevo sitio arqueológico en el Partido de Punta Indio, Provincia de Buenos Aires. Primeras Jornadas Chivilcoyanas en Ciencias Sociales y Naturales. Chivilcoy.

Pérez Meroni, M y M. C. Paleo. 1999. Dataciones radiocarbónicas en la localidad arqueológica Barrio San Clemente, partido de Punta Indio. Actas del XIII Congreso Nacional de Arqueología Argentina.

Politis, G. y P. Madrid. 1988. Arqueología pampeana: estado actual y perspectiva. E.Berberián y A. Nielsen (eds.), Historia Argentina Prehispánica. Córdoba. En prensa.

Schaposchnik, A. 1992. ¿Cómo trabajamos con fuentes de escasos datos?. Reflexión metodológica. CONICET-ICA. (Sec. Etnohistoria / FF y L. UBA). Hombre y Cultura XX.

 
 
 
 
 
 
INICIO
CTC
GALERIA
            DE FOTOS
 
PARQUE COSTERO DEL SUR
DAÑO AMBIENTAL
LEGISLACIÓN
ECOLOGÍA
ART. DE INVESTIGACIÓN
BIÓSFERA
 
TURISMO
COMERCIOS
HOSPEDAJES
GASTRONOMÍA
HISTORIA
 
DIFUSION
APEROS O RECADOS
EMPRENDIMIENTOS
DOCUMENTAL
SHOW DE PAYADORES
CERAMICA PRECOLOMBINA
MAESTRO CERAMISTA
 
POLITICA
UBICACION
INFORMES
 
© Copyright 2011. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - Diseño: [G. DOS ]
a